Categorías
Emprendedores Marketing

UBER, ¿Economía Colaborativa? – por los #MarketerosNocturnos

Congreso MarketerosNocturnos MurciaEra la noticia del día, estaba claro, y los #MarketerosNocturnos decidimos hablar de ellos: un tribunal del Madrid, el nº 2 de lo Mercantil, prohibió el martes pasado a UBER el ejercicio de sus actividades en territorio español y, por ende, a todos los conductores que prestaban sus servicios a través de esta aplicación.

Es una cuestión compleja, tanto UBER como sus detractores tienen argumentos sólidos:

  • Los que abogan por que UBER pueda seguir con su actividad, aducen sus beneficios:
    • Aporta al mercado, flexibilizándolo
    • Los precios son mas bajos
    • Se presente como una alternativa a un servicio que en ocasiones se ha ganado una mala reputación (justificada o no): un conductor de UBER seguirá siéndolo si tras cada viaje recibe una valoración igual o superior a 4,5, sobre 5 (es decir: el servicio tiene que ser SOBRESALIENTE)
    • Ofrece un servicio mas personalizado, en la medida de las posibilidades
  • Se fomenta la idea del «Consumo Colaborativo»Consumo Colaborativo UBER

El Consumo Colaborativo se puede definir como la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar redefinida a través de la tecnología moderna y las comunidades

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Sus detractores argumentan que:
    • UBER lleva a cabo una competencia desleal contra el sector del taxi y del transporte en general
    • La diferencia de precios viene impuesta por los costes a los que les obligan los impuestos estatales, la normativa de seguridad y los costes intrínsecos de la actividad del transporte.
    • En cuanto al concepto de «Consumo Colaborativo», aducen que ese principio se rompe desde el momento en el que los precios vienen estipulados por la empresa y esta recibe un porcentaje de los ingresos generados.

UBER

Sin embargo la trayectoria de UBER (en alemán, «lo mejor» o «lo mas», buena alusión) desde sus orígenes, dejan claro que su existencia y evolución responden a una necesidad mostrada por la sociedad y los consumidores.

A partir del mínimo germen de una startup fundada en 2009 por Travis Kalanick y Garret Camp, mediante la colaboración de fondos de capital riesgo, su crecimiento ha sido exponencial y su implantación en un país tras otro de manera imparable sugieren que se trata de un servicio, si no necesario, conveniente para la existencia de un mercado sano, competitivo y sin vicios oligopolísticos.

Además su naturaleza tecnológica la sitúan justo en medio de la cultura 2.0. El hecho de que se trate de una app la hace, además de práctica, atractiva, y su coincidencia con la grave crisis económica mundial no ha hecho sino hacerla mas interesante y facilitar su expansión, al dotarle de los argumentos comerciales mas potentes:

  • Viaja igual o mejor, pero mas barato
  • Nuestras puertas están abiertas, si necesitas un ingreso extra únete a nuestro equipo

Llegados a este punto y en este contexto, está claro por qué UBER se ha hecho tan popular.

Sin embargo, la popularidad y los obvios beneficios que UBER ofrece, tanto a sus usuarios como a sus conductores, no les dan la razón per se. La cuestión en un asunto de esta naturaleza no depende de exclusivamente de la interpretación de una de las partes, ya sea tecnológica o no.

Los argumentos expuestos por el gremio de taxistas de Madrid son sólidos y bien fundados, las diferencias de precio originadas por la no concurrencia de impuestos estatales y gastos y cuotas como los de seguridad social y autónomos no son mas que una muestra mas de economía sumergida. Poca o ninguna diferencia hay entre esto y las facturas sin IVA, nos guste o no.

Además el hecho de que la matriz de UBER reciba una comisión regulada por cada transporte descalifican el argumento del «Consumo Colaborativo», UBER no es BlaBlaCar ni funciona de la misma manera.

Esta situación no deja lugar a mucha duda, el funcionamiento de UBER símplemente no es legal en España, y un mercado y sus actores, sea cuales sean, ha de funcionar dentro de las pautas que la legalidad impone a todos por igual.

Sin embargo, tampoco debe asumirse que la ley sea inmutable ni que deba prevalecer por encima de los cambios o los intereses de la sociedad, especialmente en un entorno como el actual en el que las nuevas tecnologías, los cambios de paradigmas y los intereses de los consumidores cambian y evolucionan tan rápidamente.

Creo, sincéramente, que lo que ha sucedido con UBER debe dar pie a una reflexión seria y a una evolución del marco normativo español, no solamente en el caso del sector del Transporte sino con unas miras mas amplias, con el objeto de permitir la aparición de figuras que posibiliten y regulen la intervención de los nuevos actores de la sociedad.

Porque ahora ha sido UBER, pero detrás de UBER, vendrán mas.

¡Saludos! 

Accede aquí al artículo original en la web de los #MarketerosNocturnos

 

La historia continúa ..

Tras irse de España por decisión judicial y sin tener aún confirmación oficial de fechas y plazos, la empresa ha anunciado su regreso a través de Twitter.

Sabemos que el modelo de negocio que se va a desarrollar en España es distinto al que en su día observamos, a partir de ahora UBER utilizará a conductores con licencia oficial para el transporte .. pero poco más.

La historia continúa .. y dará más que hablar, eso es seguro.

Por IgnacioCM

Emprendedor, reciclado del mundo de las Finanzas hacia el Marketing y las Redes Sociales, quiero dedicarme a algo que a la vez que un trabajo sea un placer, me motive e incentive a levantarme cada día para aprender cosas nuevas.