Categorías
Marketing

Un mapa de «sentimientos» del anuncio de la Lotería de Navidad

Sobre este último anuncio de la Lotería de Navidad ya se han escrito ríos de tinta, desde que salió a la luz hace ya para para un mes.

No tiene esto nada de extrañar ya que el de la Lotería de Navidad es un spot que despierta expectativas, no sólo por ser el del «pelotazo» tradicional navideño que todos soñamos con que nos toque sino también por el esmero y trabajo con el que las agencias publicitarias se han esmerado año tras año en emocionarnos e ilusionarnos, convirtiéndose en un clásico sin cuya aparición por la «caja tonta» la Navidad, seguiría siendo Navidad (claro), pero no lo sería tanto.

Éste año el spot navideño por excelencia vino de la mano de la agencia Leo Burnett y bajo la renombrada tutela de Alejandro Amenabar, uno de los mas prominentes no-ya-tan-jóvenes directores del cine español. Aunque esto, a estas alturas, es ya más que consabido.

Sin embargo al poco de salir el anuncio (la magia de las redes sociales) pudimos leer comentarios no excesivamente positivos. Afirmaciones del estilo de:

Y va y le regala un billete de lotería de Navidad que cuesta 20 € a una completa desconocida

Pero, ¿era marciana macho o marciana hembra?

Y mas aún de esta índole.

También en círculos mas profesionales he leído y escuchado alguna crítica, aunque obviamente con otro tono: estructura, mensaje, duración del anuncio, han tenido tanto sus detractores como sus defensores.

Respecto a los primeros, a aquellos que comentaban en redes sociales y encontraban puntos raros, extraños o simplemente olvidados por los guionistas, no tiene nada de sorprendente: el anuncio de la Lotería de Navidad se espera con interés y siempre hay alguien que le saca punta a las cosas. Con mas o menos razón o justificación, la verdad es que a estas alturas uno está tan habituado que casi como que le da lo mismo e ignora estos mensajes.