Categorías
Málaga Marketing

La Vega Malva, Turismo Experiencial en Vélez Málaga

Una sensación extraña, una mezcla entre intriga, curiosidad, añoranza, … .

Esas eran las que me dominaban desde que mi amigo Antonio me habló unos días antes de las vistas desde La Fortalezaque domina y vigila toda la Vega del río Vélez desde aquellos tiempos en que los árabes andalusíes la construyeron para vigilar su señorío y defender el flanco sur del Reino de Granada.

A mí me trajo recuerdos de una infancia distante, de visitas olvidadas en vida de mi padre, no las mas frecuentes ni mucho menos porque el pobre y denostado torreón que dominaba la ciudad llevaba en desuso y abandonado muchos años. Quizás también por eso (seguramente, mas por eso que por otra razón) me animé a dejarle hacer de cicerone y que me enseñara esas tan curiosas vistas que me aseguraba no podían dejar a nadie impasible.

Quedamos a media tarde para iniciar el ascenso, en la Plaza de las Carmelitas, buen lugar para sentarse y resguardarse del calor a la sombra de los arboles, no tan frondosos como antes, pero suficientes para protegerte del inclemente sol que nos acompaña durante la mayoría de los meses del año.

Un café y un refresco en el Bar La Peña, para hacer tiempo y esperar a la fresquita, e iniciamos el ascenso. Porque la subida a través de los callejones del Barrio de la Villael mas antiguo de la ciudad, no resultaba muy apetecible hacerla antes de que la temperatura bajara.

Decididos a salir, para subir sin prisas antes de que se nos hiciera tarde, de pronto escuchamos música de tambores que se acercaba a lo lejos. Asomándonos vimos venir desde la Calle de La Carrera una procesión que avanzaba cadenciosa calle arriba, acercándose a nosotros.

“Que adecuado”, pensé, casi parecía que nos estuviera esperando para marcarnos el momento de salir en este pequeño viaje a través de la historia y la cultura de Vélez Málaga. Se trataba de una romería, una de tantas que jalonan el calendario de la ciudad con sus fiestas y peregrinaciones.

Esperamos que pasara y empezamos la subidadesde Calle Magdalenael Ayuntamiento, la Fuente de Felipe IICalle Murallas Altas, … . lo bueno de subir a pié es que además de permitirte atajar por estrechos callejones menos transitados, te ayuda a imbuirte de esa bonita esencia que transmite este pueblo y sus gentes, mezcla de historia, tradición y vida cotidiana.

Llegamos a La Fortaleza a una buena hora, serían aproximadamente las 9 de la noche y el sol aún no se había puesto: ese era nuestro objetivo, ver la puesta del sol sobre la Vega del río Vélez desde su atalaya mas alta.

Mi primera impresión fue de agrado, al ver la torre restaurada, poco tenía que ver con aquel lejano recuerdo de infancia.

Allí buscamos el mejor mirador posible, desde donde se dominara toda la vista sin impedimentos de los árboles y de la misma torre. En los restos de la antigua atalaya lo encontramos, nos encaramamos y avanzamos hasta el extremo, a partir del cual no había continuado la restauración: a la derecha se extendían las copas de los pinos que rodean la Fortaleza y un poco mas abajo el Barrio de la Villa y todo Vélez, a la izquierda la explanada de la cima del monte y los restos de la fortaleza con algunos visitantes curiosos como nosotros.

Entonces, escuché la voz de Antonio 

“¿Lo ves? Es malva”

Levanté la vista al frente, y lo vi: la Vega, con sus tonos rojizos y verdes, el violeta de los montes, el azul del mar y el amarillo del sol.

Malva

Sin verse en ningún lado ese color parecía dominarlo, resumirlo todoy transmitir esa mezcla de paz y misterio a todo alrededor.

“Sí, Antonio, es malva”

Allí esperamos a que se pusiera el sol y se fuera la luz, en la atalaya, asombrados y disfrutando del color de 

La Vega Malva

Por IgnacioCM

Emprendedor, reciclado del mundo de las Finanzas hacia el Marketing y las Redes Sociales, quiero dedicarme a algo que a la vez que un trabajo sea un placer, me motive e incentive a levantarme cada día para aprender cosas nuevas.

Una respuesta a «La Vega Malva, Turismo Experiencial en Vélez Málaga»

Los comentarios están cerrados.